Noticias 
Noticia Ampliada Versión imprimible Enviar por mail
Destete precoz y pasturas fertilizadas para una rentabilidad estable
24/04/2018 | Clarin
En el norte de Entre Ríos, los Toller obtienen una rentabilidad superior a la media aprovechando el potencial del pastizal natural.

 

De familia de citricultores, los Toller supieron cuidar y potenciar el negocio del limón pero le sumaron el ganadero, con una cría sobre campos naturales fertilizados. Con un destete precoz, logran vender terneros en contra estación y obtienen algunos pesos más por kilo de carne.

Bernardo Toller continuó el legado de su padre, Don Antonio Toller. Hoy, en el Establecimiento La Colina, en San José de Feliciano –norte de Entre Ríos- Bernardo trabaja en sociedad con sus seis hijos, cuatro varones (Darío, Guillermo, Gustavo y Pablo) y dos mujeres (Gabriela y Alejandra).

“En los 80, cuando se empezó a complicar la actividad del limón apunté a la ganadería”, recordó Toller, quien compró inicialmente 400 hectáreas de un campo muy abandonado, sin alambrado, ni aguadas, ni casas, electricidad, ni caminos, y diez años después reúne 2000 hectáreas que se destacan de la media zonal en productividad y rentabilidad.

Son citricultores medianos, producen entre 14.000 y 15.000 cajones por semana (de 22-25 kilos cada uno). Por año venden unas 12.000 toneladas de limón, mitad producido en quintas propias y el resto en alquiladas. Cuentan con un galpón de empaque y cámara de frío. “Vendemos el 40% de la producción en Río Cuarto, 20% a Mendoza, 20% a Bahía Blanca y el 20% restante lo mandamos al mercado central, todo bien diversificado”, contó Toller.

Uno de los escollos en la zona son los suelos, que no son aptos para una agricultura y donde tradicionalmente se ha impuesto la cría bovina. Son vertisoles, con altos contenidos de arcilla, negros, pesados y de difícil manejo. Los pastizales naturales son especies finas como pasto blando, tiernas como pasto horqueta y otras como pasto miel, pasto cola de lagarto y cola de liebre, a lo que se suman variedades invernales como cebadilla criolla y flechilla mansa, entre otras.

 “Son lotes buenos para cuidarlos como campo natural, mantenerlos desmalezados y fertilizarlos, lo que pasa que otros paisanos hace 100 años que le sacan y le sacan y no le ponen nada”, dijo Toller. Y agregó: “¿O acaso en agricultura todos los años no hay que preparar el suelo, desmalezar y fertilizar? ¿Por qué algunos ganaderos no lo hacen?”.
Durante 10 años, el INTA hizo ensayos de producción primaria y secundaria de potreros mejorados en “La Colina” con el objetivo de medir la respuesta del potencial productivo del campo natural.

Durante 10 años, el INTA hizo ensayos de producción primaria y secundaria de potreros mejorados en “La Colina” con el objetivo de medir la respuesta del potencial productivo del campo natural.

Por eso, con sus cuentas saneadas, sin deudas, Toller hace años que tiene un 25% de rentabilidad anual mientras que otros colegas apenas logran un 10%. Actualmente, cuenta con un rodeo de 1.100 vacas de cría y una producción de 1.000 terneros. A lo que suma 800 ovejas y 900 corderos.

Las pariciones son en agosto. Después de entre 50 y 80 días al pié de la madre, a mediados de octubre, el ternero es destetado precozmente cuando ya tiene 80 a 100 kilos. “En otros establecimientos, las vacas paren en agosto y el ternero se desteta de marzo a mayo. Yo en cambio, vendo el ternero de julio a septiembre, en contra estación, cuando todos los feedlots salen a buscar teneros y no hay”, explicó Toller. Así, logra mejores precios.

Además, a los que destetan de marzo a mayo se les genera el problema de que la vaca entra flaca al invierno. En cambio, las vacas de Toller están gordas todo el año, porque tienen pocos días el ternero al pie. Esto permite que pueda volver a gestar rápido otro ternero.

Cada año entora 200 vaquillas. Se preñan 170 de las cuales 150 quedan como madres, hay siempre unas 20 que tienen problemas de ubre, no crían bien el ternero o no desarrollan bien el cuerpo y se descartan también.

Una preñez rápida tiene que ver también con cuán traumática sea la parición anterior. “Al principio buscábamos preñarlas con toros grandes, pero teníamos problemas de parto. Después aprendimos que era fundamental la facilidad de parto no sólo por el ternero que nacía, sino también porque una vaca que no sufre en el parto se acomoda en 40-50 días para quedar preñada de nuevo, pero si tiene un parto complicado puede tardar hasta 150 días”, explicó Toller.
“La vaca para mí es sólo la máquina de hacer terneros, el que cría el ternero soy yo”, disparó Toller como una forma de resumir su filosofía de trabajo.

En lo que respecta a la nutrición, son 500 hectáreas de campos mejorados, desmalezados, que fertilizan en mayo junto con un aporte de semillas de raigrás. La recría se hace en esos campos naturales con algo de suplementación. Los terneros comen entre 2 y 3 kilos de suplementación con el 16% de proteína. Varía según las condiciones del campo. El objetivo es llevar los terneros hasta los 220 kilos y venderlos. Así produce unos 150 kilos de carne por hectárea (100 se los da el pasto y 50 la suplementación). La media zonal es de 80 kg/ha de carne.

Los índices de productividad del establecimiento superan ampliamente la media regional debido a, entre otras cosas, la productividad del pasto que va de 3000 a 4000 kg de materia seca por hectárea en los campos naturales sin fertilización y trepa a 8000-9000 en los fertilizados. Así, logran 92% de preñez y 90% de destete. “Las claves son el destete precoz, la selección de la vaquilla que será madre luego, además del personal muy concientizado para estar atento a cualquier problema”, sintetizó Toller.

Al referirse a la rentabilidad de un eslabón tan sensible como el de la cría, Toller lo simplifica todo: “Yo siempre manejé el campo con una economía saneada”. Y agregó: “En números redondos, la estabilidad de la facturación del campo hace 15 años que está equilibrada así: tengo un 60% de la facturación del campo que son gastos brutos, un 15% que reinvierto en instalaciones, semillas, fertilizantes o, si viene malo el año, como este, en suplementación, y tengo un 25% de rentabilidad neta”.

“Toda mi vida trabajé así, quizás no vamos por una autopista pero la marcha de nuestra carreta es sobre la huella, sin sobresaltos”, cerró Toller.

 

 volver

Dorrego 2584 S2000GER Rosario Santa Fe - Tel./Fax: 0341 5302750 - info@tortihnos.com.ar
Torti Hnos. S.R.L. Corredores de Cereales y Oleaginosas © Todos los derechos reservados • Desarrollado por LOARTEC