Noticias 
Noticia Ampliada Versión imprimible Enviar por mail
China, el gigante obligado a cambiar de proteína
21/05/2019 | la Voz del Interior
En los próximos meses, Argentina tendrá 80 plantas habilitadas para vender carne bovina, avícola y de cerdo al gigante asiático.

 

Cuando alguien tiene posición dominante en los negocios, sólo las vicisitudes externas pueden debilitar esa hegemonía. Eso parece estar ocurriéndole a China, donde, debido a la presencia de la fiebre porcina africana y al recrudecimiento del conflicto comercial con Estados Unidos, se han visto obligados a cambiar la matriz proteica: reducir los embarques de soja y salir a comprar más carne.

Los efectos del diferendo comercial con Estados Unidos, que llevó la oleaginosa a cotizar esta semana por debajo de los 290 dólares la tonelada, se vieron potenciados por la pérdida que sufre la producción porcina china. La expansión del virus sobre las granjas recorta la oferta y acrecienta las dificultades para el abastecimiento doméstico.

Analistas aseguran que la aparición de la peste porcina será un motivo de cambios en el comercio mundial de proteínas. Su dimensión sería tal que provocará un fuerte aumento de las importaciones de carne por parte de China, lo que generará una presión alcista sobre los precios.

Compensación

Según la consultora especializada Agroideas, China posee el stock porcino más importante del mundo, con 441 millones de cabezas, lo que representa 55 por ciento de la población mundial de la especie. Pero se pronostica que esas existencias caerán a 350 millones hacia fines de 2019, el nivel más bajo desde la década de 1980.

Si bien China va a demandar menos soja para alimentar a sus cerdos, también va a requerir más carne para satisfacer esa demanda insatisfecha. “Se pronostica que las compras aumentarán en 41 por ciento, para llegar a 2,2 millones de toneladas, justo por encima del récord anterior de 2.181 millones de toneladas dado en 2016”, compara el último reporte de la consultora.

Mientras tanto, un grupo de 25 frigoríficos argentinos estuvo esta semana en China en procura de vender a importadores de ese país cada vez más carne. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Agroindustria de la Nación, un total de 53 plantas (entre avícolas, porcinas y bovinas) están habilitadas para exportar carne al mercado asiático. Y ese número podría crecer a 80 en los próximos meses, cuando el Senasa realice el prelisting (la certificación que garantiza la actitud de la planta para exportar) de los establecimientos que solicitaron el visto bueno para vender sus productos a China.

A eso se podría sumar un pedido realizado por la industria de Córdoba, que solicitó la posibilidad de incluir entre los frigoríficos a habilitar a aquellos que tengan dualidad (bovinos y cerdos) en su línea de faena. Esta alternativa iba a ser puesta a consideración del Senasa para su evaluación, según indicaron desde Agroindustria.

En los últimos 60 años, el consumo de carne en China se multiplicó por 10. En la década de 1960, era de menos de cinco kilos por habitante al año, mientras que en la actualidad ronda los 60 kilos, y no habría razones para que esa demanda pise el pedal del freno.

Está claro que el país asiático va a requerir menos soja para convertirla en carne, pero está dispuesto a sustituirla en forma directa por proteína animal. El tan pregonado valor agregado.

Alejandro Rollán

 volver

Dorrego 2584 S2000GER Rosario Santa Fe - Tel./Fax: 0341 5302750 - info@tortihnos.com.ar
Torti Hnos. S.R.L. Corredores de Cereales y Oleaginosas © Todos los derechos reservados • Desarrollado por LOARTEC